Conciliar el desarrollo económico del país con la protección de los recursos naturales

Vivimos un momento histórico, estamos afrontando una nueva realidad. La pandemia provocada por el COVID-19 Coronavirus nos ha obligado a cambiar la manera de relacionamos y sin duda, se ha transformado en un punto de inflexión.

Ya en enero, en nuestra Cuenta Pública 2019, decíamos que debíamos reflexionar sobre el país y región que queríamos construir. Hoy esa reflexión emerge con más fuerza.

Sabemos que nuestro país, y en particular la zona norte, es un lugar rico en recursos naturales, lo que nos exige de manera urgente avanzar en conciliar de la mejor manera posible el desarrollo, la libertad de emprendimiento y la seguridad jurídica, con la protección de dichos recursos.

Desde nuestros inicios, el año 2017, el Primer Tribunal Ambiental ha estado consciente de que nuestro territorio jurisdiccional -que abarca desde la Región de Arica y Parinacota hasta la de Coquimbo- es el que concentra la mayor cantidad de conflictos judiciales ambientales de relevancia para el país, ya sea por los montos de inversión involucrados como también por la cantidad y calidad de los recursos naturales que se ven afectados. Si a esto agregamos la variable pueblos originarios el resultado es un territorio jurisdiccional en permanente tensión desde el punto de vista de los conflictos socioambientales.

Hoy, convencidos del aporte de la justicia ambiental y en particular, de nuestro aporte como Primer Tribunal Ambiental, es que continuamos reforzando el acceso a la justicia ambiental y damos un paso más con este nuevo sitio web que hoy ponemos a disposición de la comunidad jurídica y de la comunidad en general.

Para nosotros es fundamental que los ciudadanos tengan el espacio y conozcan cuáles son los canales institucionales para dar a conocer sus preocupaciones ciudadanas en materia ambiental. Desde nuestra vereda trabajamos sostenidamente para reducir la brecha de acceso a la justicia ambiental, a través de la capacitación permanente acerca del rol, facultades y procedimientos de los tribunales ambientales.

Es primordial repensar el cómo nos relacionamos con nuestro entorno, conciliar de mejor manera el desarrollo del país con la protección de los recursos naturales.

Nuestro grano de arena lo podemos aportar dando una mirada de cómo la justicia ambiental avanza en esa lógica de aunar los intereses legítimos de cada una de las partes en pos de un elemento común: unir crecimiento económico, que trae beneficios para la sociedad toda, con la preservación del entorno que, en definitiva, constituye el hogar común de las generaciones presentes y futuras.